Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

domingo, 5 de febrero de 2017

ABOGADO POR CORRESPONDENCIA.- MICRORRELATO DE ÁNGEL SILVELO



Abro el cartapacio y leo: «Tomo Uno, Fascículo Primero». Le proponemos un viaje por el mundo de la abogacía bajo el lema que hizo famoso a Churchill: «sangre, sudor y lágrimas». En una anotación al margen hay escrito: «no hay mayor socavón en la vida de un hombre que la falta de aventuras». Sigo pasando hojas, pero sólo leo términos y definiciones jurídicas, hasta que me tropiezo con otra frase manuscrita: «plomo es lo que yo necesito para no salir volando de aquí». Cierro el cartapacio un tanto extrañado, pero cuando me dispongo a dejarlo en el arcón, veo la figura de un camello de madera. Bajo del desván y se lo enseño a mi madre. «¿Y tú? —me pregunta— ¿lo has pensado bien?». Pero en vez de contestarla, pienso que mi mapa de aventuras no se parecerá a sus tediosos recuerdos, porque tendrá el color y la sinrazón de las vidas que viviré a través de mis clientes, sin necesidad de tener que acudir a un obsoleto curso de abogado por correspondencia.
Microrrelato de Ángel Silvelo Gabriel

No hay comentarios: