Tiempo de comunicaciones rotas

Tiempo de comunicaciones rotas

martes, 30 de abril de 2013

THE CORNELIUS, WALKING IN CIRCLES: EN LA SENDA DE LA MEJOR TRADICIÓN DE LA MÚSICA NORTEAMERICANA

La luz que conlleva toda creación se puede adivinar de muchos modos y maneras, o si se me permite, se puede buscar en el espectro del horizonte que más nos guste. En este sentido, The Cornelius han fijado, desde su Galicia natal, el prisma de su música en la senda de la mejor tradición musical norteamericana. Orientados hacia el oeste, han seguido esa dirección sin necesidad de andar caminando en círculos, sino en una línea recta clara, precisa y muy segura a la hora de elegir cuál es la música que les gusta. En el ampuloso universo de estereotipos en el que nos movemos, podríamos aceptar que su música se quede atrapada en los sonidos de aquellos grupos que a buen seguro les han marcado a la hora de decidir dedicar su vida a la música, pero más allá de lo obvio, hay que convenir en el acierto y valentía de The Cornelius al reinterpretar el rock americano o californiano de las grandes bandas norteamericanas de los setenta y ochenta, o ese soul descarado de los ochenta que el productor del mago Michael Jackson, llamado Quincy Jones, etiquetó como propio y que relanzó la música negra a cotas altísimas. Y es en ese cruce de caminos en donde The Cornelius buscan la esencia de sus melodías, y de paso, dónde resolver las encrucijadas de su música que, como todo grupo que está iniciando su carrera profesional, necesita de los caminos que otros antes han transitado en ese devenir que, el paso del tiempo y la llegada de nuevos discos, les llevará a buscar más dentro de sí mismos, pero con una raíces muy bien plantadas. Lejos de parecer que Walking in circles se comporta como una copia de la música con la que The Cornelius disfruta, encontramos en él destellos únicos de cinco jóvenes que viven la música intensamente. Esa primera juventud es la que posibilita que, por ejemplo, David Chiquillo se enfrente a canciones como Afford to lose con un tono de voz que desborda todas las expectativas, pues el felling que derrocha es auténtico tanto por su sinceridad como por su falta de miedo a la hora de interpretar esta canción con un matiz profundamente oscuro, casi negro, que a cualquier cantante americano ya le gustaría tener.

Walking in circles se abre con el tema Never surrender, una de las canciones más personales del grupo y que rompe en un inicio de guitarras profundo que nos transporta hasta el sonido más característico de The Cornelius, donde se dan la mano la luz y el brillo de sus guitarras con la voz siempre muy presente de David, a la que nunca le falta la compañía de un sonido envolvente por detrás. Brother es el primer toque funk, muy a o Jamiroquay del cd, en el que una vez más navegamos bajo la consigna de sonidos coloridos que nos transportan a otros tiempos, y de ahí su valor en la música independiente española, y que nos da paso a la primera balada de Walking in circles, Whistle song, en la que ya nos queda claro que la fusión de estilos es una característica de estos cinco gallegos que profesan su amor por los bares californianos de los ochenta al estilo de los Counting Crows. Greats expectations es un descarado y brillante homenaje a la mejor música de Michael Jackson (sobre todo en la forma de interpretarla por parte de David) y que resume muy a las claras el gusto por ese lado oscuro más genuino de cierta música norteamericana, sin duda, uno de los grandes motores de la música de todos los tiempos. Aquí The Cornelius se muestran solventes y eficaces en cada una de las facetas que todo grupo que se precie debe tener.
 
Back an forth se inicia con una guitarra acústica que nos recuerda a la frescura de los grupos del brit-pop de los noventa, en lo que podría ser la primera escala en su viaje hacia su destino definitivo en la costa oeste americana, y que nos acerca a uno de los hits más claros del disco por su inmediatez y espontaneidad. On my own posee la brillantez de las canciones llamadas a ser santo y seña del grupo, pues les puede servir de gancho para adentrarse en esa otra vena más profunda en la que tan bien se manejan. Típica canción fin de fiesta que te hace saltar desde su inicio y te incita a volver a escucharla una y otra vez. Pero tras esta clara concesión al gran público, regresamos a ese profundo y mágico sentimiento en el que nos sumergen las cuerdas vocales de David que, con gran descaro, se adentra en las profundidades del soul más genuino para recordarnos todas las cualidades que atesora, y al que acompañan un no menos acertado órgano y un suave punteo de guitarra que nos hacen navegar sobre el universo de los ochenta y sus grandes bandas. A renglón seguido aparece Shine, una canción que se te mete en los oídos nada más empezar a escucharla, y en donde su falta de estridencias, se convierte en un gran acierto, pues sus reflejos son como un potente arco iris plagado de colores, convirtiéndola en otro de los grandes momentos de este Walking in circles, y que deviene en un auténtico grito rockero con moto incluido titulado Daily chorus, donde las notas musicales esta vez nos recuperan de un mal sueño tras perder nuestra partida de billar.
 
Walking in circles es el tema homónimo del disco, y se comporta como otro de los temas a tener en cuenta donde las reminiscencias más clásicas se dan la mano en un caleidoscopio de sensaciones que nos llevan a buscar en lo más hondo de nuestras emociones a modo de grito que nos sale del alma, y que quizá, se comporta como el tema con más sentimiento del disco que nos ayuda a desembarcar en A man talking, una balada que cierra el disco y que nos permite revivir el largo recorrido que hemos efectuado junto a The Cornelius, en una senda que sigue las coordenadas de la mejor tradición de la música norteamericana.
 
Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

LA GRANJA FESTIVAL 2013: JOE LA REINA, EURO TRASH GIRL, ALFA, RUBIA, THE SOUL JACKET, HERMANA MORFINA Y PEPPER & THE STRINGALINGS- 15 JUNIO 2013- DAIMIEL‏

Las siete bandas forman el cartel con más agrupaciones en la breve historia del evento de música rock, folk y country de Daimiel que este 15 de junio celebrará su tercera edición. Los grupos murcianos Carlos Madrid y Nunatak serán los invitados en la fiesta de presentación del festival que se celebrará el 1 de junio en el Restaurante Las Brujas.
30 de abril, 2013. La Casa con Ruedas.- Joe La Reina, Euro Trash Girl,  Alfa, Rubia, The Soul Jacket, Hermana Morfina y Pepper & The Stringalings conforman el cartel de la III edición de La Granja Festival que se celebrará el 15 de junio en Daimiel (Ciudad Real). La fiesta de presentación del evento de música rock, folk y country se celebrará el 1 de junio en el hotel Restaurante Las Brujas y contará con las bandas murcianas Carlos Madrid y Nunatak como artistas invitados. 
El evento del 15 de junio estará dividido, por primera vez, en dos franjas horarias: por la mañana, desde las 12:00 horas el patio del hotel Restaurante Las Brujas, que albergará los conciertos de Hermana Morfina y Pepper & The Stringalings, así como las sesiones de Espíritu de Rock ‘n’ Roll y de Sr. Gómez. El resto de conciertos se celebrarán por la tarde, a partir de las 20:00 horas, ya en el Auditorio Municipal. De este modo, la asociación Cultural La Casa con Ruedas, que se encuentra detrás de la iniciativa, se enfrenta a la apuesta más arriesgada en la breve historia del festival.
Las entradas se podrán canjear por la mañana en Las Brujas por pulseras que permitirán a sus portadores entrar en el Auditorio Municipal por la tarde. Así mismo, la empresa turística daimieleña Destinos Manchegos  ya ha lanzado su paquete turístico que engloba la entrada a La Granja 2013, el alojamiento y una visita al Parque Nacional Las Tablas de Daimiel.
Siguiendo la estela de ediciones anteriores el cartel de La Granja Festival 2013 consigue abarcar, en palabras de los miembros de La Casa con Ruedas, una gran variedad estilísticas dentro del ámbito del rock y del folk independiente de nuestro país. Así, se podrá disfrutar desde el folk de raíces de Joe La Reina, pasando por el soul pantanoso de The Soul Jacket, la vertiente más indie de Euro Trash Girl o el country de corte más americano de Rubia.
La organización también adelanta que la fiesta de presentación de esta tercera edición de La Granja Festival será el próximo 1 de junio también en el patio del Hotel Restaurante Las Brujas. Las bandas invitadas son Nunatak y Carlos Madrid, desde Cartagena. Las entradas para el evento costarán 3 euros y ya se pueden reservar enviando un mail  a info@lacasaconruedas.com. Del mismo modo, los responsables de La Casa con Ruedas recordaban que las entradas para asistir a La Granja Festival ya se pueden conseguir por 12 euros a través de la web www.ticketea.com/lgf2013. La entrada en taquilla será de 15 euros.

 
Evento: La Granja Festival 2013
 
Cuándo: 15 de junio de 2013
 
Hora:   12:00 horas/ Hotel Restaurante Las Brujas
            20:00 horas/Auditorio Municipal
 
Lugar: Daimiel (Ciudad Real)
 
 
Estamos en:    www.lagranjafestival.com
                        Facebook.com/lagranjafestival
                        @lgf2013                   
 
Prensa y acreditaciones: mmc@lacasaconruedas.com
 
Más información: info@lacasaconruedas.com 
 

 

lunes, 29 de abril de 2013

NUEVO VIDEOCLIP DE MAGNÉTICA, "NO TIENES ALMA"

CONCIERTO DE HYNKEL + EMET + EL COLECCIONISTA EN LA SALA SIROCO: 20 DE ABRIL A 22:00 HORAS

Madrindie Producciones presenta en acústico a Hynkel, El coleccionista y EMET.

• Fecha: 30 de Abril 2013.

• Lugar: Siroco Lounge (c/San Dimas,3, Madrid)

• Inicio: 22:00h.

• Precio 5€ Puerta

VIDEOCLIP STSS Y MAYTE MATEOS (BACCARA) - YES SIR I CAN BOOGIE 2013‏


Ya podéis disfrutar del videoclip del tema Yes Sir I Can Boogie dirigido por Ignacio Tatay, que el grupo Sala & the Strange Sounds ha grabado en colaboración con Mayte Mateos del grupo Baccara.

"Yes Sir I can Boogiefue número uno a nivel Mundial en más de veinte países incluyendo Reino Unido, Alemania, Irlanda, Suecia, Noruega, Holanda, Suiza, Austria, Australia y Nueva Zelanda, vendiendo más de 15 millones de copias – una cifra solo alcanzada por 10 singles en toda la historia.


Es el séptimo single más vendido de todos los tiempos y la canción española con mayor éxito de ventas a nivel internacional. 35 años más tarde, Mayte Mateos, la voz de Baccara, y Sala & the Strange Sounds ha grabado una nueva versión de esta canción histórica, haciendo una fusión musical de generaciones y estilos que sin duda dará mucho que hablar.

El single está disponible en iTunes & Spotify.

THE NOISES, PREPARADOS PARA EL RAPTO

        
"RAPTO". Nuevo EP de The Noises.
Fechas:
- 7 mayo en exclusiva en www.mondosonoro.com
- 14 mayo itunes y Deezer.
- 15 junio. CONCIERTO sala el Sol (Madrid).

Entradas: http://www.ticketea.com/entradas-nois...

MARBOT EDICIONES PUBLICA: LANARK, DE ALASDAIR GRAY‏

Lanark
Una vida en cuatro libros
 
«Ya tocaba que Escocia produjera una obra de ficción excepcional… Aquí la tenemos.» Anthony Burgess.
 
«Un experimentador genuino, trasgresor de las reglas de la prosa inglesa formal... atrevido e imaginativo.» David Lodge.
 
«Tal vez el mayor escritor vivo en este archipiélago hoy.» Will Self.
 

Lanark fue un acontecimiento literario en el momento de su publicación, en 1981, y ha alcanzado con el tiempo la categoría de clásico. El libro toma prestado de Kafka y del cómic americano, de la ciencia ficción y del realismo más formal en una narración muy humana, a la vez divertida y apocalíptica. Los «cuatro libros» del subtítulo siguen el rastro de una vida en el mundo que conocemos y unos cuantos más —no en orden cronológico, por cierto—, una prolongada penitencia moral que permite al autor proyectar una alegoría gigantesca de nuestra sociedad.
 
La edición de Marbot recupera el diseño original del autor e incluye un apéndice donde este expone, en formato de entrevista, su compleja relación personal con un libro que es en buena medida autobiográfico.
 
El autor presentará su libro el próximo 30 de mayo en la librería La Central de Barcelona.

ÁNGEL SILVELO ES FINALISTA DEL I CONCURSO DE RELATOS CORTOS PSM-PSOE

Con motivo de la celebración del Día del Libro, el Partido Socialista de Madrid celebró el acto de entrega del I Concurso de Relatos Cortos PSM. Esta primera edición ha contado con la participación de un prestigioso jurado profesional compuesto por Inma Chacón, María Zaragoza y Matías Candeira. Además de la entrega de premios a los relatos ganadores, seleccionados por el jurado entre los casi 100 textos recibidos, se hizo entrega de un premio honorífico a la Asociación Nacional de Bibliotecarios, Archivistas, Documentalistas y Arqueólogos (ANABAD) por su contribución al desarrollo y promoción de las bibliotecas públicas en nuestra Comunidad.

El relato ganador fue “Molino”, del madrileño Raúl Clavero Blázquez, de 34 años.

Desde aquí quiero dar la enhorabuena al ganador, así como, al resto de los finalistas. Mi relato titulado "Yo decido" está el cuarto en lista de los finalistas que me ha envidado la organización del concurso, pero no sé si ese es su puesto por puntuación del jurado.

domingo, 28 de abril de 2013

KUVE EN LA SALA MOBY DICK: UN GRAN RESULTADO CONCEBIDO BAJO EL SIGNO DE LA PASIÓN POR LA MÚSICA


Hace dos años (24/04/2011), tuvimos la oportunidad de ver por primera vez a Kuve en concierto. Fue en la Sala Soul Station de Madrid, y allí fuimos testigos, también por primera vez, de las tímidas semillas que Maryan y Carlos habían plantado en el mundo de la música. Ayer (26/04/2013), en la Sala Moby Dick de Madrid, pudimos comprobar el fruto de aquello que habían cultivado tiempo atrás. Un resultado más que sobresaliente, que pone en valor el trabajo y la ilusión con los que Kuve se han tomado su pasión por la música. Si hace dos años dábamos fe de la espontaneidad, la frescura y de la dulce inocencia de una joven cantante a la que acompañaba un músico más experimentado, ayer en el escenario de la Moby Dick vimos a una cantante experimentada que juega con los teclados y su voz de una forma armoniosa, y que además, interpreta como nadie su papel sobre las tablas cual actriz de teatro, donde las miradas y los movimientos de sus manos son el resultado de un trabajo que abarca de una forma global lo que hoy debe ser una cantante pop. A lo que hay que añadir, la maestría de un Carlos Otero que ha dotado a Kuve de unos ecos épicos en los sonidos de las guitarras, como máximo exponente de la mejor música pop del grupo. Ese afán por los detalles es una de las características que más se echa de menos en la música indie española, donde gobierna la ausencia total de un poco de magia en la escenografía; un gran debe que todavía tenemos con las bandas anglosajonas, sean éstas grandes o pequeñas. Hasta ese detalle tuvieron ayer en cuenta Kuve, con una proyección sobre el escenario del trabajo de arte y diseño que Carlos García González ha hecho para este disco titulado Regresión. Fotos y dibujos fueron sobre impresionados sobre el escenario antes del concierto, para todos aquellos que quisieron deleitarse con las mismas.
 

La valentía y gran acierto de Kuve en su concierto de ayer estuvo en reinterpretar las canciones de su primer disco bajo el prisma de su visión más personal, porque con ello, asistimos a un huracán de energía y nervio que en el disco se tamiza bajo sonidos más puramente pop. La fuerza con la que ejecutaron las canciones de Regresión fue como una brisa que te acoge al final de la tarde y te deja un recuerdo imborrable de aquello que estás viviendo, y nosotros ayer, caímos rendidos bajo el influjo de ese viento que desde el escenario procedía de una voz y unas guitarras que, por momentos, se convirtieron en mágicas. El concierto comenzó con el tema Mi mente en el congelador, en el que Kuve de nuevo nos regaló un nuevo detalle al alargar el inicio de la canción en forma de cortinilla sonora hasta que apareció Maryan sobre el escenario para dejarnos la primera muestra de su gran voz (más trabajada y cultivada que en ocasiones anteriores) y que les sirvió de carta de presentación para ese nuevo sonido (muy trabajado) de Kuve. Con Euritmia baja un poco el volumen que no la intensidad de un sonido que arrasa y que sorprende por lo compacto, donde la voz de Maryan se coordina a la perfección con el resto del grupo y en donde podemos apreciar ya esas primeras variaciones respecto al disco, sin con ello minusvalorar el gran trabajo de su productor Raúl de Lara (que tuvo el detalle de acercarse a Madrid a la presentación del grupo y hacer de técnico de sonido), pues si algo ha conseguido el sexto Second es darles unas primeras pautas en las señas de identidad a Kuve como grupo de música.

 
En círculos nos depara la novedad de Maryan a los teclados (qué mejor regalo de un buen amigo), con un inicio muy a lo Coldplay, en el que Carlos Otero se exhibe con un largo e intenso punteo de guitarra, consiguiendo que esta canción se convierta en unos de esos momentos míticos de la noche, pues como en un bucle, entra en una dinámica de power pop intenso e infinito que busca el eco épico que mejor nos mueve el corazón de las causas perpetuas. Una ola infinita en la que nos subimos de la mano de Kuve y que ellos prosiguen con Dando vueltas, su tema pop por excelencia que es muy bien recibo entre aplausos por el público, y en el que la voz de Maryan gana la partida al resto del grupo porque se muestra portentosa (va camino de convertirse en la mejor voz femenina del indie español si no lo es ya por sus contundentes registros), lo que se convirtió en la primera gran ovación de la noche, de uno seguidores que acudieron en gran número a la cita. Con Tu último domingo que, Maryan en su presentación, nos recordó la versión colgada en Youtube (esencial y mágica por su sencillez y que desde aquí recomiendo escuchar con una sonoridad única conseguida dentro de un parking) asistimos a esa otra faceta de Kuve, donde la melancolía de lo inalcanzable nos lleva hacia el abismo de la nostalgia poética de los recuerdos con estribillos tan magistrales como: "... puedes consumirte hasta el vacío/ rodar..." que son cantados a voz en grito por sus seguidores, a los que Maryan responde con un chorro de voz que se convierte en un eco infinito del que ya no podemos regresar pues nos ha sumergido en la fauna abisal de las grandes sensaciones y nos lleva de la mano a uno de los grandes momentos de la noche.

 
A leguas fue el encuentro con una balada que rompe en un potente medio tiempo, en el que las guitarras se enfrentan en un buen dúo que compite por un profundo fondo de sonido que respalda a las mil maravillas el choro de voz de Maryan en una demostración de su valía como front woman sobre el escenario, en el que la nostalgia nos recorre de nuevo los sentidos envueltos en notas de colores. Siluetas de invierno supone la contribución en la letra de Sean Frutos (Mr. Kuve) que, aparte de ser el cantante de Second y hermano de Maryan es el principal valedor que ha tenido Kuve en sus inicios, y que como tal, fue recordado anoche por una emocionada Maryan. Siluetas de invierno fue otro ejemplo de riqueza instrumental que hace a la canción diferente, pues la eleva a resonancias de los primeros tiempos, pasados por el tamiz de la experiencia. El sonido, así, resulta más sencillo pero mucho más directo, que como una rueda te va envolviendo en una onda profunda, a lo que contribuye un final épico donde las guitarras empujan con dinamismo, fuerza y un ímpetu profundamente limpio que nos atrapa. Invisibles cuerpos le sirve a Maryan para decirnos ¿cómo estáis todos?, y a partir de ahí, la potencia sonora se hace dueña del escenario con unos arreglos iniciales que derivan en el sonido más cercano al disco, pero que en su final vuelve a cargarse de resonancias épicas del nuevo sonido Kuve. Regresión es la vuelta a los inicios repletos de efectos y ecos que intentan reproducir las secuencias del cd, y que además, nos proporciona una de las sorpresas de la noche cuando Maryan coge las baquetas y golpea con fuerza y ritmo una caja de batería, simulando un ritmo pleno de resonancias de marchas militares y que es el punto y final a la actuación. Cuando terminan de ejecutar el tema, Maryan aprovecha para dar las gracias y decir que ha sido un día muy especial para ellos, y a partir de ahí enumera a todos aquellos que han formado parte activa de este gran resultado concebido bajo el signo de la pasión por la música, y así, de sus labios salieron los nombres de Raúl de Lara, Hook, Notario, Nuria, Quique, BMG, Carlos García, Sean y Virginia Frutos.
 

El regreso al escenario nos depara la gran sorpresa de la noche, cuando Carlos y Maryan, en acústico, empiezan a tocar y cantar los acordes de Bizarre love triangle, uno de los hit más aplaudidos de New Order, y que ellos convirtieron en una magnífica demostración del cariño que uno pone a la hora de retomar las canciones de aquellos grupos a los que idolatras, porque Carlos y Maryan en la desnudez de unas cuerdas de guitarra y de una voz, consiguieron seducir a todos los presentes porque convirtieron a la canción en una secuencias de momentos íntimos e inigualables, de esos que nunca se olvidan. El segundo tema elegido para el bis fue Singapur, y en él, Maryan aprovechó para presentarnos al resto de la banda Pablo (guitarra), Jaime (bajo) y Agus (batería) al que ella bautizó como el tercer Kuve. Y de ahí, a disfrutar de un tema plenamente bailable en la línea del Psicopático de Second, en el que Maryan vuelve a los teclados con la gente saltando como en todo buen fin de fiesta que se precie, y que sirvió para llegar a Nadie te dijo, el single del disco y que en esta ocasión fue la continuación del ambiente más que festivo que se trasladó al público, pues convirtió a la Moby Dick en una gran pista de baile, lo que nos sirvió para comprobar la gran interacción que Maryan tiene con el público: oh, oh, oh, oh,... en una estupenda demostración de la doble vertiente de la música pop que Kuve atesoran tanto en su repertorio como en sus directos.


En definitiva, ayer asistimos a la demostración palpable de la gran progresión de Kuve como grupo y como músicos, en una especie de sueño que al final se ha hecho realidad.

 Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

viernes, 26 de abril de 2013

CONCIERTO DE RUIDOBLANCO EN LA SALA EL SOL DE MADRID: ¡PREPARADOS, LISTOS, YA!

¡Preparados, listos, ya! es una expresión que refleja a la perfección lo vivido anoche en la Sala el Sol de Madrid, donde el grupo Ruidoblanco presentaba su nuevo EP titulado El hombre que habita el mundo. El ímpetu, la fuerza y la convicción con la que subieron al escenario es la prueba más palpable de las ganas de reivindicarse de este grupo de Barcelona, que ha apostado claramente por una versión más dinámica de sus canciones; lo que ayer se demostró en la figura de un Salva Codinach, que pasó menos tiempo sentado delante de su piano (algo parecido a lo que le ha ocurrido a Javi Fernández en Cyan). Ese es el nuevo punto de partida que, sin duda, les debe de llevar a un mayor número de seguidores que, anoche, casi llenaron la Sala el Sol, demostrando una vez más el buen momento por el que atraviesa el indie español a pesar de la que está cayendo en este país llamado España. Y si nuestros mandatarios no tienen alternativas para salir del pozo en el que nos encontramos metidos, Ruidoblanco sí las tiene, pues han teñido el sonido de sus canciones de matices de rock sinfónico y psicodelia a lo Stone Roses, como en Octubre, segundo tema del concierto que fue precedido por Depredación, una canción de su nuevo EP y que ellos iniciaron de menos a más cargando el ambiente de una sinfonía sonora basada en la profundidad de los teclados y en la intensidad de los medios tiempos que, en sus inicios, fueron pura evanescencia. Con El tío más feo del mundo, Salva se atrevió con un primer: ¡buenas noches!, ejecutando la canción con un mayor número de matices y no tan plana como en el concierto anterior, en la que Codinach continúa pegado a su guitarra, dándole de ese modo, una mayor carga de intenciones al resto del grupo. Una estrategia, la de su intensidad, que fundieron con Palabras que apagaron el incendio, en la que el público cantó junto a Salva, y que se a medida que avanzaba, acabó rompiéndose en una perfecta sucesión de acordes muy en plan acústico, que adornan la canción de reflejos mediterráneos.
“Es un placer estar aquí, estamos presentado nuestro nuevo EP”, dijo Salva antes de comenzar a tocar Semanas; una canción perteneciente al mismo y que supone la interpretación del primer dueto intenso de la noche entre Cris y Salva (y que nos suena de una forma diferente al disco). Aquí asistimos a una representación de esos ecos que maduran en el espejo del tiempo, y que atrapados por un toque swing muy distinguido culminan en un momento explosivo que roza el medio tiempo más místico que uno pueda imaginar, en cuyo auxilio, acude un ensimismamiento áureo con el que Cris barniza la canción. Todo esto tenía un por qué, que no es otro que tocar Última versión de ti, donde el público se entrega en un coro colectivo que eleva el ambiente al estado de calma tensa, justo la que gobierna los momentos únicos y distintos; esos que para la mayoría son siempre iguales. Aquí nos encontramos con la versión más dulce y pop de Ruidoblanco, que juega con este nuevo medio tiempo como si fuera un contraluz en primavera, en el que los dedos de Salva juegan, a su vez, por encima de unas teclas que responden de una forma brillante a cada una de sus caricias: “…ya verás, que nadie nos encontrará.”, en lo que de paso se vuelve a convertir en un buen dueto vocal. Sin necesidad de abandonar el pedestal al que se han subido Ruidoblanco, suena Frágiles, la mejor canción de su nuevo EP, y que le sirve a Codinach, para recordarnos cómo se grabó el mismo a través del crownfunding y de paso dar las gracias a aquellos que han participado con su financiación. Frágiles es una canción que está llamada a convertirse en un nuevo himno del grupo, pues es la demostración más nítida y clara de la fuerza, intensidad y ritmo de su música, sobre la que preside una letra que se introduce en el margen oculto de los sueños de quienes la escuchan, y que ayer ejecutaron de una forma muy medida en el tiempo, lo que el público agradeció aplaudiendo con fuerza, y que terminó, con un final intenso, de esos que buscan la épica sonora.

Si alguien había creído que la ola gigante de buena música y entusiasmo había terminado se equivocaba, pues Zumo de naranja con vainilla, empezó a ritmo de bosa nova hasta que se transformó en un swing intenso que más tarde desembocó en lo que entendemos como un homenaje de Ruidoblanco a sus grupos favoritos, pues empezaron a sonar notas y estribillos de Love of lesbian, Antonio Vega y La habitación roja: “…no va a volver a pasarnos esto… luciérnagas y mariposas… eres tu el duende azul”, en una magnífica sucesión de ritmos, que no sólo deleitaron a sus seguidores. Un punto y seguido que siguió con otro de los grandes momentos de la noche cuando sonó Recursos, uno de sus nuevos temas, y que Salva anunció, como una canción que llegó a la final de singles de un concurso y que perdió; una anécdota que le sirvió para meter la morcillita futbolera de la noche. Hacer las cosas bien nos llevó a una sucesión de ritmos más suaves, hasta que como en una noria, sube apadrinado por un duelo de teclados que se fundieron con Horas de más, una canción a la que Ruidoblanco impuso de un largo inicio mucho más oscuro, que llevó a Salva a los teclados al ritmo de un ¡vamos!, mientras se rompía los dedos sobre su piano. Un énfasis que nos recordó al que manifiestan los músicos de jazz, aunque esta vez con tintes psicodélicos. Ya nos vamos, nos anunció Salva con La ciudad más gris del mundo. Una canción que sigue la estela de la anterior, con un final que arrasa y que sus seguidores aplauden efusivamente.

Todos sabíamos que habría un bis, y a los pocos minutos Ruidoblanco regresaron al escenario con otro de sus clásicos, Ni las intenciones, para el que Salva pide un poco de silencio con el que adornar la intimidad del momento, pues ese fue el símbolo del bis, un ritmo entrecortado que permitió a todo el mundo cantar la letra de esta canción, y esgrimir un llanto a la guitarra con un final a modo de batalla de guitarras, que dejaron paso a una potente batería a ritmo de arrebato en Desaparecer, otro de los temas nuevos, que lleva a Salva a terminar cantando en italiano, en una especie de homenaje a la música de ese país, pero que deja un tanto fríos a todos, pues al contrario de lo que suele suceder en casi todos los conciertos, ayer Ruidoblanco no acabaron su actuación con uno de sus himnos más queridos. A pesar de todo, si algo nos quedó claro anoche en la Sala el Sol de Madrid es que Ruidoblanco están ¡preparados, listos, ya! para escalar muchos puestos en el ranking del indie nacional.

Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

jueves, 25 de abril de 2013

NYA DE LA RUBIA PRESENTA SU NUEVO DISCO

Nya de la Rubia es una artista valiente que alimenta su proyecto desde que era casi una niña.
 
Ha estudiado en la universidad de la vida, de la calle. Ha escrito sus letras a golpe de vivencias, de errores, pequeños aciertos y de las sensaciones que atraviesan sus hermosos ojos y su corazón.
 
 Esta sevillana tiene lo mejor de “La Mala” y lo mejor del “Bicho” y en el escenario es una estrella. Tiene ganas, tiene ambición y cuando se sube a un escenario enamora.

martes, 23 de abril de 2013

ON THE ROAD DE WALTER SALLES: LA LÍNEA DEL HORIZONTE QUE DIVIDE LA REALIDAD DE LA FICCIÓN

Acaso, la sensación de libertad que experimentamos a través de los travelling a los que Walter Salles nos somete en algunos de los desplazamientos de los protagonistas de On the road, en su huida hacia adelante por toda la ancha y amplia geografía de los EE.UU., sea el único momento en el que el director brasileño, junto a su guionista José Rivera, se acerquen de verdad al espíritu rupturista de unos jóvenes a los que ya no les sirven las normas de una sociedad que para ellos está trasnochada y caduca. Esa sensación de libertad es la que nos lleva a querer sacar el brazo por la ventanilla del coche imaginario en el que nos hayamos montamos, y que representa la línea del horizonte que divide la realidad de la ficción, porque ese es, sin duda, el auténtico e icónico mensaje que el malogrado Jack Kerouac llevaba tatuado en su alma. No tuvo mucha suerte a lo largo de su vida, murió joven (a los 47 años), se empapaba en alcohol cada vez que tenía que hacer frente a una entrevista, y dejó este mundo con la amarga sensación de no llegar a culminar ese proyecto fundamental que para él representaba la necesaria búsqueda de una paz interior que, sin embargo, siempre acababa agitándole sus demonios. Por ejemplo, esa desazón se hizo corpórea cuando tardó más de diez años en ver publicada On the road. Él la escribió allá por el año de 1947, bajo el símbolo de la ignorancia de un mundo que todavía no estaba preparado para leer ese testamento vital, su testamento, que entre otras cosas, suponía una ruptura total con los fundamentos de una sociedad que salía de la II Guerra Mundial y de las estructuras económicas intervencionistas de un New Deal pensado para salir a flote del crack de 29, y que ahora de nuevo se disponía a experimentar un nuevo empuje económico derivado de la reconstrucción de una Europa destruida. Ese era el escenario visible de un mundo que, sin embargo, para algunos jóvenes norteamericanos transcurría paralelo a sus vidas, y que ellos desde luego no aceptaban como guía espiritual de las mismas. El jazz, el bebop (con Charlie Parker a la cabeza), la libertad sexual y las drogas eran los componentes de un campo de entrenamiento en el que ellos querían fajarse para hacer frente a sus vidas. Aunque por encima de toda esa pirámide vital, se alzaba la necesidad de libertad de unas almas que vagaban sin otro ritmo que el diapasón de sus corazones. En este sentido, no nos debería de pasar desapercibido, como le ha ocurrido al bueno de Walter Salles en la película, que para Sal Paradise (alter ego de Jack Kerouac) esa forma de vida iba más allá de la simple experiencia, pues era su manera de afrontar la creación; la creación literaria que se refugia en la inmediatez al estilo del más puro ritmo de jazz que, en este caso, acabarían desembocando en lo que más tarde se conocería como la prosa espontánea de la que bebieron artistas y cantantes como Bob Dylan y que William Burroughs transformó en el cut-up (que también influyó en artistas como Ian Curtis, David Bowwie o Patti Smith); un método que él popularizó con su obra El almuerzo desnudo.
 
Por todo ello, esta versión de On the road presenta en su debe la falta de transmisión del verdadero karma de la beat generation que, va mucho más allá, de las borracheras sin límite o el sexo sin fronteras sentimentales al uso, y a la que sin duda, le habría venido muy bien unas mayores dosis literarias a modo de voz en off que nos narrase el verdadero proceso compositivo de esta magna obra que cubre tanto un gran espacio físico como vital, y donde la sensación de pérdida es continua, pues todos y cada uno de los protagonistas, si exceptuamos a Dean Moriarty, sabían que esa forma de vida en sí misma estaba abocada al fracaso, pues antes o después, la sociedad reclamaría su vuelta a los métodos tradicionales de andar y vivir por la vida, y que para Kerouac se traducían en el regreso a la casa de su madre donde se dedicaba a escribir. Tampoco se deja ver en la pantalla la sensación de road movie que viene intrínseca en la historia de On the road, que, sin embargo, mejora su discurso narrativo en una segunda parte donde se aproxima un poco al lado más íntimo de un distante, en apariencia, Sal Paradise (Sam Riley) lo que nos reporta una estructura más homogénea del film, y nos permite entrever esa necesidad de búsqueda de uno mismo del protagonista.
 
Jack Kerouac se muestra deudor de la poderosa prosa de Henry Miller, sin duda, un precursor de su espacio narrativo y que de una forma posterior, podemos ver también reflejada en la novela El último de los Savage, del escritor norteamericano Jay McInerney, donde se nos narran las aventuras de otro gran buscavidas al estilo de Dean Moriarty en On the road. Pero más allá de esta obra, que supuso el testamento literario y vital del futuro movimiento hippie, la novela de Kerouac fue el inicio de un caldo de cultivo que conllevó también el inicio de los movimientos de la lucha por la paz que nacieron en los EE.UU. a finales de los sesenta, cuyo uno de sus puntos culminantes fue el libro Testimonio en Chicago de Allen Ginsberg, donde el propio poeta recoge el delirante proceso que contra él se inició tras los disturbios acaecidos en agosto de 1968 en la Convención del Partido Demócrata en la ciudad de Chicago, donde un gran número de jóvenes se reunieron para pedir el cese de la guerra de Vietnam al grito de su mítico poema Howl (Aullido): «He visto a las mejores mentes de mi generación destruidas por la locura». Quizá no cabe mejor ejemplo para argüir el axioma inicial del que hemos partido, On the road como el mejor ejemplo de la línea del horizonte que divide la realidad de la ficción.
 
Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.

ABIERTA LA TERCERA CONVOCATORIA DE RESIDENCIA PARA MÚSICOS EN LA NAVE DE LA MÚSICA

Las Residencias para músicos están dirigidas a proyectos musicales individuales o colectivos de cualquier estilo o tendencia con sede en Madrid.
 
El plazo para la presentación de proyectos se abre el 23 de abril y se cierra el 23 de mayo.
 
Madrid, 23 de abril de 2013
Matadero Madrid y Red Bull convocan nuevas residencias dirigidas a proyectos musicales para desarrollarse en la Nave de Música. Este proyecto, que alcanza su tercera convocatoria, está estimulando y facilitando la creación y producción de música de la escena local. Así lo han vivido y disfrutado las once bandas y artistas que ya han sido residentes en las dos etapas anteriores como Being Berber, León Benavente, Modulok, Modelo de Respuesta Polar y Damian Schwartz.
 
Gracias a las Residencias para músicos, desde el 1 de junio hasta el 31 de agosto de 2013, durante tres meses, la Nave de Música acogerá cinco proyectos musicales (colectivos o individuales), de cualquier estilo o tendencia, que desarrollen su actividad en la ciudad de Madrid. Los seleccionados podrán disfrutar, de manera gratuita y durante doce semanas, de espacios de ensayo y creación individualizados. Además, al término de la residencia podrán grabar el resultado de su trabajo en el Red Bull Studio, que cuenta con equipamiento técnico profesional necesario para ello así como con el apoyo de un técnico de sonido.

El plazo de entrega de proyectos para la convocatoria comienza el 23 de abril y finaliza el 23 de mayo. 
Puedes consultar las bases aquí
Si necesitas más detalles sobre la convocatoria, puedes escribir a residencias@mataderomadrid.org.
Más información en:

ESTA PRIMAVERA EL INDIE Y LA MÚSICA INDIE SE ALIAN_CAN YOU BOOGIE?

Concierto presentación & Fiesta Roller Disco
Sábado 27 de Abril en Charada (c/ La Bola, 13 – Madrid)
Entradas ya a la venta en www.ticketea.com/boogie
 
Nuevo single de Sala & the Strange Sounds
con la colaboración de Mayte Mateos, la voz de Baccara
1977: En pleno apogeo del Disco, el dúo Español Baccara publica su primer single, “Yes Sir I can Boogie.” De un día para otro se encuentran en la cima del éxito mundial: vendiendo más de 15 millones de copias y llegando a estar en el #1 de ventas en más de veinte países. Hoy por hoy sigue siendo el séptimo single más vendido de todos los tiempos.

2013: 35 años más tarde, Mayte Mateos, la voz de “Baccara” ha regrabado la canción por primera vez en colaboración con Sala & the Strange Sounds, uno de los grupos revelación del año 2012 y con más proyección de futuro en el panorama actual.
"Yes Sir I can Boogie” fue número 1 a nivel Mundial en más de veinte países incluyendo Reino Unido, Alemania, Irlanda, Suecia, Noruega, Holanda, Suiza, Austria, Australia y Nueva Zelanda, vendiendo más de 15 millones de copias – una cifra solo alcanzada por 10 singles en toda la historia.

Es el séptimo single más vendido de todos los tiempos y la canción Española con mayor éxito de ventas a nivel internacional. 35 años más tarde, Mayte Mateos, la voz de Baccara, ha decidido regrabar esta canción histórica por primera vez, haciendo una fusión musical de generaciones y estilos que sin duda dará mucho que hablar.
El single esta disponible en iTunes & Spotify.

GOING VISUAL! Proyecciones de Oddsac (Animal Collective) y Runaway (Kayne West)- 25 abril en Nave de Música‏


GOING VISUAL!
  • El jueves 25 de abril se proyectarán en la Nave de Música de Matadero Madrid Oddsac de Animal collective y Danny Pérez, y Runaway de Kayne West. La entrada es libre
 
Daft Punk, Kanye West, Animal Collective, Sufjan Stevens, DJ Spooky, The Chemical Brothers y RZA son algunos de los artistas que, en diferente medida y aspectos, se han implicado en el mundo audiovisual. Esta dispar relación entre música y cine guía el ciclo GOING VISUAL!, organizado por Red Bull y que se desarrollará durante 2013 en la Nave de Música de Matadero Madrid.
 
Todos aceptamos la multitarea a la hora de ver la tele mientras actualizamos el perfil en alguna red social, pero nos resultan casi incomprensibles esos artistas que salen del cajón en el que les hemos colocado para adentrarse, ya sea de forma puntual o como una vía paralela de vida y trabajo, en disciplinas ajenas: cineastas que escriben libros, actores que pintan, o, como es el caso que nos ocupa, músicos que toman la cámara para gritar ¡acción! Going Visual! rastrea el trabajo de un buen puñado de músicos contemporáneos que han decidido probar suerte como cineastas, o que han trabajado de muy cerca en la creación de los universos visuales con los que se acompañan sus canciones, tales como Animal Collective, Sufjan Stevens, DJ Spooky, Mr. Oizo, Daft Punk, Kanye West o RZA, entre otros.
 
En un mundo cada vez más audiovisual, en el que la tecnología digital ha democratizado todos los procesos artísticos, música e imágenes son dos caras de una misma realidad, y las conexiones, los intercambios y sinestesias entre ambas disciplinas son cada vez más comunes, además de más sugerentes. Más allá del capricho, o el jugueteo infantil con las cámaras, los músicos del ciclo demuestran que sus incursiones audiovisuales no son fruto del aburrimiento, sino auténticos trabajos que complementan, expanden, multiplican o incluso contradicen su trabajo musical. Ya sea por la falta de formación cinematográfica, en algunos casos, o por el desprecio de las reglas y los tics industriales, estos trabajos sorprenden por una capacidad de riesgo y experimentación que resulta difícil encontrar en el cine más convencional.
 
Jueves 25 de abril, 21h
 
Nave de Música (Matadero Madrid)
 
Entrada libre
Oddsac
Animal Collective y Danny Pérez. EE. UU., 2010. 53´.
No es un disco, tampoco es una película: Oddsac, colaboración audio-experimental entre el videoartista Danny Pérez y el grupo Animal Collective, es, según ellos mismos, un “album visual”. Realizado entre 2006 y 2010, el grupo y el artista trabajaron para que las imágenes no fueran una ilustración de la música, ni la música un acompañamiento de las imágenes, sino que funcionaran como un todo orgánico. Entre el delirio, la experimentación y el cine sensorial, Oddsac es una experiencia fascinante y extrema.
Runaway
Kayne West. EE. UU., 2010. 34´.
La primera regla en este mundo, cariño: no hagas caso a nada de lo que veas en televisión”. Es el propio Kayne West, autor de la canción, incluida en su album My beautiful dark twisted fantasy, y director de esta singular mezcla entre videoclip y mediometraje con una poderosa capacidad de crear imágenes perdurables, quien pronuncia esas palabras a un ángel recién caído del cielo. El resto, explosiones, orgasmos musicales, y orquestas desfilando, hay que verlo.

RUIDOBLANCO EN MADRID, JUEVES 25 DE ABRIL EN LA SALA EL SOL

Tras año y medio de intenso trabajo, promoción y viajes por toda la geografía para presentar “Midiendo el Tiempo con Canciones”, llega “El Hombre que Habita el Mundo”, un EP que ya nace crecido.
 
Desde la salida del primer disco ruidoblanco ha evolucionado musical y emocionalmente, y ha encontrado el tiempo suficiente para plasmar estas nuevas sensaciones en unas canciones que respiran de otra forma. El local de ensayo, durante los meses de Noviembre y Diciembre de 2012,  pasó a convertirse en el laboratorio donde fueron madurando los nuevos temas que hoy componen este EP.
 
Ruidoblanco abría un paréntesis con Warner para la autoedición de su nuevo proyecto. La financiación para sacar adelante este EP vendría a través de una campaña de Crowdfunding. De esta forma un montón se mecenas se han convertido en  los responsables finales de llevar a cabo este nuevo trabajo.
 
Empezó 2013 y con él la nueva aventura: el día 7 de enero ruidoblanco se encerraba, junto a Suso Saiz, en una casa de los Pirineos. En ocho días de intenso trabajo se repasaron, una y otra vez,  las canciones a grabar, se arreglaron las elegidas y quedó definido el concepto de producción.
 
De vuelta a Barcelona, y con las ideas frescas, la furgoneta descargaba directamente los instrumentos en los estudios Blind Records (Love of Lesbian, Shuarma, Sidone…) . Con Santos Berrocal en la mesa de sonido y Suso Saiz en la producción el 14 de Enero comenzaba la grabación.
 
La obra de Bonnie Monteleone “The Plastic Ocean”, basada en “La Gran Ola” de Hokusai Kanagawa plasmaba a la perfección el contenido de las nuevas canciones, los textos y las sensaciones que quería comunicar ruidoblanco en su nuevo trabajo (¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿hacia dónde vamos? ¿qué sentido tiene todo esto?) Así que, confiando una vez más en la creación colectiva, la banda se puso en contacto con la artista americana para que su obra fuese la imagen de este EP.
 
Y aquí lo tenemos. Esto es “El Hombre que Habita el Mundo”,  un disco con una lectura que amordaza el amor, la rutina, la obligación y la indignación.

lunes, 22 de abril de 2013

KUVE EN MADRID, VIERNES 26 DE ABRIL EN LA SALA MOBY DICK


 

 
Viernes, 26 de abril - Sala Moby Dick - Madrid
21:00h (puertas) / 22:00h (concierto)
9 € taquilla - 6 € anticipada  (Venta de entradas AQUI).
 
Además podremos disfrutar de la exposición de Carlos García, encargado de hacer las ilustraciones del disco.
 
REGRESIÓN EL NUEVO DISCO DE KUVE
Nadie te dijo es el tema que abre el cd, y que además, es el elegido como primer single y videoclip de este Regresión. Una canción cargada de fuerza y energía en la que se aprecian los nuevos matices con los que Maryan y Carlos la han barnizado para demostrarnos sus dotes musicales; atrevida, directa y profundamente bailable, así es la tarjeta de presentación de este Regresión, que acaba en un bucle que nos lleva a Singapur con el mismo aura del que procedíamos. Aquí la voz de Maryan se nos muestra clara y diáfana como el sol del amanecer en primavera, lo que hace ganar enteros a la canción pues su presencia es fundamental en este juego de nuevas sensaciones que juegan a la seducción. Regresión es el tema homónimo del disco que refuerza ese viaje que busca nuevas metas en el que la firmeza de la sección de cuerdas funciona como un fuerte músculo que sostiene el armazón de la canción. La siguiente etapa de nuestro periplo es Siluetas de invierno, un tema compuesto por Sean Frutos (frontman de Second y Mr. Kuve) y que en este disco se comporta como un punto de inflexión para lo que más tarde se nos avecina, y que sin duda, nos propone de una forma muy inteligente un juego donde los sentimientos se funden con una melodía a la vez pegadiza y demoledora, lo que sin duda nos sirve para identificar el lado más melancólico del disco. Como melancólico es el mejor tema del disco, Tu último domingo, gran canción que te agarra desde la primera nota y ya no te suelta; mágica, evocadora, sensual y con una letra que rompe los espejos de los falsos reflejos: “motos rugen con la luna llena/ Madrid vacía de promesas/…/ puedes consumirme hasta el vacío/ rodar la piedra en que nos convertimos”, donde la voz de Maryan se funde en un viaje perfecto con la linealidad de los mástiles que bailan en un abrazo infinito con las olas del mar.
Mi mente en el congelador es la vuelta a la firmeza compositiva de Kuve, donde la perfecta simbiosis de Maryan y Carlos nos deja como resultado un corte perfecto de medio tiempo, que se transforma en balada pop en Euritmia en la que de nuevo la calidez de Maryan hace de las suyas a la hora de caer enamorado de una historia de ruptura con la que escapar de esa vida perfecta que siempre nos persigue: “no quiero detenerme, prefiero conocerte/ ver amanecer, verte despertar… /sé que tal vez, nada es para siempre”. Una letanía sonora que continúa en Invisibles cuerpos, donde Kuve nos invita a jugar al juego de los nuevos amores que se funden con otros más evocadores y nostálgicos en A leguas (sin duda estamos en el bloque más íntimo y personal del disco); una canción que desprende mil y un reflejos que, como las bolas de una discoteca, nos envía mensajes contradictorios de luces y sombras bajo el signo de una melodía hipnótica que de nuevo nos invita a trasladarnos a un espacio más sensorial.
Dando vueltas sigue siendo el tema leitmotiv de las buenas vibraciones que desprenden Maryan y Carlos, ejemplo perfecto de perfecta canción pop, vibrante y rompedora en todos los sentidos: “siempre dando vueltas, dando vueltas hasta caer”. Y que nos lleva sin remedio hasta el último tema del disco, En círculos, un buen y sentido homenaje a sus venerados Coldplay, con un inicio de guitarra que para sí quisieran los británicos. Sin duda es otra de las grandes canciones de este Regresión, porque una vez más comprobamos lo bien que le sienta al grupo ese dejarse llevar por nuevos territorios más aguerridos que nos crean adicción.
En definitiva, Kuve y su primer y flamante disco, son un magnífico ejemplo donde el amor, la pasión y el desgarro algo atenuado se dan la mano con once canciones de guerra para escapar de una vida perfecta.
Reseña de Ángel Silvelo Gabriel.